Por: Laura Luisa Del Castillo Negrete y Sánchez

La temporada de premiaciones se acabó y ha dejado un vacío en todos los cinéfilos del mundo, sin embargo, la atención que Greta Gerwig ha acaparado gracias a las múltiples nominaciones de su opera prima, Lady Bird (2017), ha sido fructífera y por ese motivo cabría revisitar el subgénero (o “movimiento” como muchos gustan llamar) cinematográfico del cual Greta Gerwig es considerada ya una musa; el mumblecore.

Primero, porque Lady Bird es resultado de la extensa experiencia de Greta Gerwig dentro del cine independiente, claro que con muchas diferencias de producción como el presupuesto utilizado, tener en el elenco a Saoirse Ronan o Laurie Metcalf (o a Timothée Chalamet, nombre que hasta hace unos meses nadie hubiera reconocido), su amplia distribución, o los más de doscientos reconocimientos entre nominaciones y premios en los festivales y otras premiaciones a lo largo del 2017 –como marca la base de datos IMBD–, y por supuesto, las cinco nominaciones al premio Oscar.

Aún con todo esto, resultaría imposible negar la estética mumblecore en Lady Bird. Segundo porque es un término relativamente nuevo y el público espectador no está muy familiarizado con él. Tercero, porque ha ganado mucho terreno en los gustos del público joven. Y por último, por el rechazo manifiesto de muchos de los miembros pertenecientes a este subgénero hacia esta clasificación –la misma Greta Gerwig ha expuesto su negativa hacia el término–, tal vez por pensar que como cine independiente no debería ser sujeto de encasillamiento y otros opinan que simplemente no existe tal género (Andrew Bujalski).

greta gerwig mumblecore cine independiente lady bird funny haha hanna takes the stairs andrew bujalski duplass jay duplass mark duplass in search of a midnight kiss noah baumbach frances ha misstress america joe swanberg baghead easy netflix

Cuentan que el origen de la palabra mumblecore (en inglés la palabra mumble significa mascullar, murmurar, balbucear, hablar entre dientes) fue utilizado por primera vez en el año 2005 durante el Festival de Cine South by Southwest por Eric Masunaga, técnico de sonido de Andrew Bujalski director considerado el precursor del mumblecore, de quien hablaremos más adelante—, al referirse a cómo los actores en las películas de Bujalski y los hermanos Duplass murmuraban sus diálogos, más que hablarlos.

Reconocer la estética del mumblecore no es una tarea compleja, sólo es necesario fijar nuestra atención en tres elementos fundamentales en la realización de cualquier película; la producción, los temas y los personajes.

Por supuesto que al tratarse de un género dentro del cine independiente, damos por hecho el bajo presupuesto que estas producciones gozan –y esto se lo toma muy en serio el mumblecore–, en este género se gasta la menor cantidad de dinero, para lograrlo se olvidan de utilizar sets de grabación; así como de la realización de un soundtrack extenso o bien, de ningún soundtrack; la contratación de actores profesionales –o al menos así era en el inicio, la idea era utilizar gente real sin una educación actoral en forma para lograr resultados “más naturales”, hoy en día podemos encontrar en películas consideraras mumblecore actores con más experiencia actoral–, aunado a esto, la improvisación es un elemento clave para una actuación lo más natural posible, esto es fundamental para este subgénero. Sin artificios, así como la vida real.

Temas y personajes van de la mano, los temas son casi siempre los mismos; las inclemencias de la vida, la dificultad de expresar emociones, la incapacidad de encontrar estabilidad en las relaciones humanas, así que no es difícil pensar en los personajes, hombres o mujeres casi siempre entre los veinte y treinta años, adultos jóvenes, conflictuados en el paso de la juventud a la adultez, con una serie de decisiones por tomar para lo que nada en la vida te prepara. El mumblecore se presenta en muchas ocasiones ante el público como un drama cómico, sin exageraciones ni patetismo, porque la vida no es más que un gran drama salpicado de risas… risas incomodas por resultarnos familiar lo que vemos. En ocasiones el mejor chiste es el que no debería darnos risa.

Muchas de estas características se ven plasmadas en Funny Ha Ha (2003), considerada la primera película de mumblecore –dirigida por Andrew Bujalski–, ésta nos cuenta la historia de dos veinteñeros reciente graduados de la universidad tratando de encontrar estabilidad en la vida, abriéndose paso en el campo de batalla/laboral entre mediocres trabajos temporales y relaciones amorosas no muy exitosas. La película nos muestra un guión, una dirección, y unos personajes honestos y verosímiles.

greta gerwig mumblecore cine independiente lady bird funny haha hanna takes the stairs andrew bujalski duplass jay duplass mark duplass in search of a midnight kiss noah baumbach frances ha misstress america joe swanberg baghead easy netflix

Y así como Funny Ha Ha podemos encontrar muchos ejemplos: In Search of a Midnight Kiss (2007) de Alex Holdridge; Humpday (2009) de Lynn Shelton;  Tiny Furniture (2010) de, una todavía no conocida, Lena Dunham; o los tres primeros largometrajes en la carrera actoral de Greta Gerwig: LOL (2006), Hannah Takes the stairs (2007), ambas de Joe Swanberg (ésta última escrita en compañía de Gerwig) y Baghead (2008) de los hermanos Jay y Mark Duplass, además de otros filmes más actuales, también con la participación actoral y escritural de Greta Gerwig, pero dirigidos por –un igualmente considerado pilar del mumblecore– Noah Baumbach, Frances Ha (2012) y Mistress America (2015) ambas escritas por Greta Gerwig y Noah Baumbach.

Es importante entender que el mumblecore no intenta innovar o proponer hacer un cambio en la industria cinematográfica, basta con analizar algunos de estos ejemplos para encontrar en ellos innumerables similitudes con trabajos de otras corrientes cinematográficas o directores, hasta parecidos estéticos con el Nouvelle Vague (uso de película en blanco y negro, planos largos, sonido lo-fi, etc.), las temáticas de Woody Allen, e incluso algunos opinarán sobre la existencia de alguna relación con el cine de John Cassavetes (A Woman Under the Influence) por considerarlo el padre del cine independiente. Lo cierto es que el mumblecore es más un llamado al espíritu libre que el cine independiente ha perdido con el paso del tiempo dado al crecimiento de la industria cinematografía que parece absorber cualquier cosa que se le ponga enfrente.

Dicho lo anterior,  ¿cuál es el destino del Mumblecore? Hoy mismo se discute no sólo si el mumblecore está influyendo en el cine comercial, sino también su gradual expansión al mercado televisivo con series como Easy (2016-2017) original de Netflix creada por Joe Swanberg –otro grande del mumblecore–. El hecho es que, aunque el término siga siendo poco claro y siga siendo objeto de confusión y continúe provocando disputas entre sus miembros y los críticos, sólo parece expandirse, tal vez sea en respuesta a la necesidad del espectador de reconocerse en la pantalla grande, de reír en lugar de llorar, aunque sea en el cine.

greta gerwig mumblecore cine independiente lady bird funny haha hanna takes the stairs andrew bujalski duplass jay duplass mark duplass in search of a midnight kiss noah baumbach frances ha misstress america joe swanberg baghead easy netflix


Mujer común, a veces tesista de Letras Hispánicas, a veces correctora, a veces escritora, pero sobre todo alguien que desearía que su vida fuese una película de nouvelle vague.

Encuentra a Laura en: @laladcn y @puntoyseguido 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here